• En el argot de la floristería y jardinería, tener el “pulgar verde”, significa tener buena mano para dar vida a las plantas.